Busco un espacio nuevo
para un cuerpo intrascendente,
un tiempo más prolijo y extendido
para culminar los nuevos retos.
Los lazos que unían mi psique
a otros periodos
ya han caído deshilachados por el tiempo
y las paredes oblicuas de esta nueva vida
soportan otros sueños, otros misterios.
El cambio en los colores
ofrece letanías impulsivas y arriesgadas,
en ocasiones;
más los anhelos antiguos aún sustentan
mi pensamiento irracional en desvarío.
Olvidar quién fui para ser esto,
es un paso de gigante en este abismo
construido en sobresaltos y miserias.
Ser sin cuerpo
es una osada aventura
hasta para el luchador más intrépido.

Dejo aquí pues la sombra
de un universo renacido
más oscuro, más solo, más etéreo.
Un proyecto de vida sin pretéritos,
construido después de los ahogos
y los miedos.
Porque sigo pues
en la búsqueda de otros puentes,
de otras manos que acaricien
este mundo ensombrecido,
para renacer, revivida y reencontrada,
para ser lo que soy en este entorno
convulso e irracional
que ya es mi vida

Si te atreves,
vente conmigo y comparte sin prisas este entuerto.
Si te asustas,
abandóname,
pero lleva contigo mi recuerdo
de aquella que un día fui
joven y osada,
ajena a este vacío y a estos riesgos.