Es pronto para olvidarte,
siempre será pronto.
El segundo que transito
está tan lleno de ti
qué solo el vacío es opción.

Mi hogar se sustenta en ti,
las paredes, las ventanas, los colores.
 los días y las noches que me viven
son como son por tu memoria.
No hay presente sin tus manos
solo latidos monótonos
que acunan melancolías.   

Es pronto para olvidarte,
siempre será pronto,
tu ausencia me desvirtúa y me alinea,
sin ti hasta el ruido del mar es otro
y un todo se me derrumba
engullido por las olas.