En la lujuria del hoy  
avanzamos sin futuro.
El presente, lo concreto,
ciega en blanquinegro los días
de la cotidiana espera
en la que forjamos
la falacia de lo que creemos ser.
 
Un tiempo, concebido en absolutos,
imprime el ritmo a nuestra ignorancia
que confía
en evoluciones prósperas
ajenas a la realidad vital que nos define.
El tiempo nos da la esperanza
y nos aferramos a creer
que habrá un mañana.

Mientras llega la utopía
sumamos soliloquios
manipulados por el sopor
de nuestro envalentonado ego;
fotografiamos soledades,
compartidas con sonrisas,
y nos ocultamos del silencio.
Siglo XXI endulzado
en la magia silente
de lo binario.
 
 Volvamos al pensamiento,
a la reflexión pausada,
a la conversación fluida,
a la suma de ser distintos.
Volvamos a la palabra.
Recordemos que este mundo
solo crece al pensar,
entre iguales, en voz alta.