No queda

No queda más que vivirme,
suplir las carencias
en verde
y desmontar en calma
los aromas del vacío
embadurnados en gris.
No queda más que inventarme
en un mundo de sincronías
de alma y cuerpo,
donde mi caos es quiebra
y las miradas
se tornan en compasión.
No queda más que olvidarme
de cómo quise ser
cuando el tiempo era promesa
y mis versos
el reflejo idealizado
de tu amor.
No queda más que aceptarme
siendo quien soy
en este instante blanco
que no propicia, ni alienta,
la insumisión.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s