Obras

Hay veces que las obras de la calle
se te atascan en la cabeza
y el ruido del martillo y el taladro
parecen abrir cicatrices en el cerebro.
A veces la sinrazón del sonido
impone un ritmo tedioso,
en ocasiones hiere el silencio
y la calma del hogar.
Pero hay días, son los menos,
en los que añoras que algo
destruya tus meninges,
que el aire de la calle
tire a golpes las puertas de tu casa,
que se rompa el vidrio de mil vasos,
que exploten las cañerías y las bajantes,
que suene algo, lo que sea
y donde sea…
Cualquier cosa capaz de silenciar el pensamiento
y de pintar en blanco las distancias.

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Es cierto que a veces sobrecoge más el silencio interior. Me gusta.

    Me gusta

  2. Gema dice:

    Me encanta Cris ,como todos tus poemas,totalmente cierto

    Me gusta

    1. Cris Bajo dice:

      Mil gracias 😘

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s