Un impulso eléctrico surge de mi cerebro
pero no llega a mis piernas,
en mi hay una separación clara entre quien gobierna
y quien ejecuta,
la masa trabajadora no tiene información del poder.
En mi funciona lo legislativo,
pero se perdió hace años lo ejecutivo…
¡qué decir de lo judicial!
¿quién es capaz de juzgar esta sin razón?.
A base de clonus los obreros de mi cuerpo
se revelan:
cuando falla el poder sólo queda la anarquía.
Nada puede funcionar si no existe comunicación
y mi cuerpo se subleva
ante un poder jerárquico inútil.
Ningún pueblo puede vivir cuando el gobierno y los trabajadores están aislados.
No quiero dictaduras, pero si cauces de información.
Mi ser y mi país necesitan
políticas activas que redunden en el entendimiento.
Sólo así podría volver a vencer mi yo.