Vacío

el

Se suman y restan 
las imperfecciones,
multiplican ansiedad
y dividen angustias
en un invariable desorden
que sólo conduce al caos.
Las palabras no dichas
oprimen la garganta,
mientras un redoble de latidos
martillea las neuronas.
A un año ya de las promesas
todo se desmigaja
y el tiempo cubre de vacío
un ocaso demasiado redundante
como para seguir creyendo en mi.
 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s