En el mar

Mar adentro
sobran los tópicos,
el silencio
del rugido de las olas
ensordece el grito interior
de la autoestima.

Somos… la nada.

Aire, sol, viento, brisa,
una pincelada más
en un lienzo enrabietado.

Mar adentro
somos poemas desnudos
sin rimas, sin epítetos ni metáforas.
Una cadencia monótona
de estridencias vitales,
demasiado cotidianas
como para ser hilo argumental
de nuestra historia.

Mar adentro, el corazón susurra
una caricia
mientras el eco del recuerdo de los otros
proyecta en la caverna
sombras griegas.

Mas estamos solos,
enverdecidos
como algas descompuestas,
que no tienen más esperanza en la agonía
que luchar por ser algo más
que sueños rotos.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. helenfragua dice:

    La tragedia de nuestras vidas.. El querer ser y no poder..Aceptar lo que somos con o sin los otros de nuestra estirpe,vivir.. Al fin y al cabo vivir,aunque sea mar adentro,al final,la resaca,las olas y el mismo mar nos van a devolver a donde provenimos.. Puta vida.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s