Mi pequeña princesa
ya tiene sueño
y su dulce madre
le lee un cuento.

Duérmete mil sonrisas
que llegará el alba
y cantaremos canciones
con la guitarra.

Mientras sueñas mi tesoro
pintaré un cielo
repleto de colores
contra tus miedos.

No habrá brujas ni monstruos
en esta noche
sólo habrá mil poesías
y mil canciones.

Mi pequeña princesa
cierra los ojos
que el ángel de los besos
te espera pronto.

Mañana mis manos fuertes
dibujarán un cielo
para que recorras caminos
siempre riendo.

No te despabiles mi cielo,
cierra los ojos,
que tu descanso es la paz
para nosotros.

Mira tu padre
cerrando ya las ventanas
para que el frío
se quede fuera de casa.

Duérmete ya mi niña,
cierra los ojos,
que tanto amor no nos cabe
entre nosotros.

Con el sueño que viene,
mi dulce reina,
el amor llegará
hasta la meta
de sonrisas felices
y besos cómplices
porque quiero mi niña
que nunca llores.