El susurro de tus pasos
tras mi huella en el camino
me recuerda aquello
que me ha robado el tiempo.

El tiempo que nos hace y nos deshace,
que nombra la vida,
que nos sitúa, nos condena
y nos provoca.
Ese tiempo que no es nada,
como la nada es el cuerpo.
Sensaciones, percepciones,
falacias de la realidad que somos,
consciencia única y universal
deshilachada.

Eres,
tu trascendencia es mi vida.
… y aunque no lo sepas
rodamos juntos.