Un atardecer

el

Se desvaneció el consenso
cuando comprendimos
que las balas
no eran de fogueo.
De nada servían ya
las proclamas
de lo políticamente correcto.
No existían guías espirituales,
no existían modelos de felicidad,
ni cánones de belleza.
Sólo un silbido sutil
que atenazaba los tímpanos,
una parábola precisa,
una consigna de miedo,
un sálvese
aquel que pueda.
El rojo ardiendo en el pecho
de otro desencantado
pinto de negro el misterio
de una vida racional
y sencilla.
No, gritaste,
NO,
las balas no son de fogueo.

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Natalia Flores dice:

    «…no existían modelos de felicidad,
    ni cánones de belleza». (Bajo, 2018).
    Suena utópico y casi inalcanzable… Las verdaderas balas son las que exhiben estos patrones sociales.

    Un poema precioso.

    Me gusta

Responder a O., Luces y Sombras Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s