Barrio

Mi viejo barrio es verde y pequeño,
tan verde y tan pequeño,
que hasta el corazón
se olvida de expandirse
y los pulmones dilatan la respiración
por periodos tan indefinidos
que algunas veces,
casi a diario,
el oxígeno falta en las neuronas.

En mi viejo barrio,
tan verde y tan pequeño,
las vecinas cuchichean chismosas
sentadas al fresco de las enredaderas
y los niños juegan con pelotas
que hace siglos olvidó la federación.

Mi viejo barrio (ese verde y pequeño)
invita a los más jóvenes a canutos
y a los viejos los entretiene con petanca,
pinta de carmín la sonrisa de las niñas
y comparte miserias y abandonos.

Evoca mi letargo hoy mi viejo barrio
y recuerdo a mi madre tejiendo hasta la noche,
a mi hermana pintando,
a mis hermanos en guerra,
el calor de la casa
y los sueños fomentados
por quien en silencio ama
…y al recordar así esa imagen,
tan verde y tan pequeña,
comprendo que es la esencia de mi hoy
y de lo que seré mañana.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Hampton SC dice:

    ¡Precioso poema, Cristina!
    He llegado a tu blog a través de Elena de La Fragua, de la que soy gran amiga, para descubrir unas palabras que evocan calmas momentos intensos e íntimos: me encantan.
    Besos y te animo a seguir compartiendo con nosotros.

    Me gusta

    1. crisbapoesia dice:

      Muchas gracias, un placer conocerte

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s