Madrid en verano

En amarillo tórrido se pintan
los campos castellanos
en días extenuantes como este.
Un amarillo chicharra que contagia
los parques y los árboles madrileños,
provocando que gorriones y urracas
enmudezcan su piar a la hora de la siesta.
El tiempo se consume asfixiante
en una ciudad maldita en el estío.
En Madrid, julio y agosto transcurren
cansinos, pesarosos, agotados,
silentes en el calor y la fatiga.
Unas almas urbanas aprenden a buscar
en la noche un compás residual de algarabía,
invaden terrazas y aceras,
buscan sentirse vivos mientras el reloj
marca las horas de una oxidada madrugada.
Madrid es otra en verano,
no es ciudad convulsa y frenética,
es un paréntesis estanco ajeno a la productividad.
Madrid es sopor y sueño,
un prodigio de ambiciones
de verdes calmos y lluvias benditas.
Madrid en verano es, simplemente,
un deseo de invierno.

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. carmen bajo dice:

    Da calor leerlo, pero Madrid es asi.

    Me gusta

  2. anabajopolo dice:

    Describes hábilmente la realidad del estío madrileño. Parece un durmiente herido por el sol y la fatiga que nos produce tanto amarillo.

    Me gusta

  3. Ana Rosa Álvarez Fernández dice:

    Así es. Tienes el agobio de la asfixia. Mmmmm…. menos mal que tenemos aire acondicionado. Salir, con la luna.

    Me gusta

  4. Buenos versos de cierre. ¡Salud y buen verano, a la espera de que haya invierno!

    Me gusta

    1. Cris Bajo dice:

      Muchas gracias. Como todo, pasará

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s