En el amor encontré reposo
cuando en las frías madrugadas
mi cuerpo se desvelaba
en un miedo incoherente.
En el amor descubrí la ansiedad continua,
la eterna espera,
la incertidumbre insólita,
la esperanza renovada.
En el amor contradije mis principios,
abandoné mis máximas,
aspiré a construir un mundo distinto
y perdí mi lógica y mi alma.

Se desvanece hoy en el recuerdo
la locura
de subyugarme abstraída
al sueño del otro.
Vuelven los desvelos antiguos
de noches infinitas
y mi verso se transcribe
cotidiano y monótono.
El amor cubrió de aventura mi fatiga,
ahora la rutina vacía de esperanza
el cosmos.